Ícono de dos plantas y un sol

Adaptación y resiliencia

Vidas arrasadas por inundaciones catastróficas. Cosechas perdidas por sequías devastadoras. Hogares destruidos por incendios forestales. Cada semana aparecen nuevos titulares que nos dicen que la crisis climática se aproxima.

En agosto de 2021, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático publicó su último informe (disponible en inglés). Las conclusiones fueron terribles. Entre ellas, que no podemos revertir muchos de los cambios que ya están en marcha y que, incluso con grandes recortes en las emisiones, la temperatura global seguirá aumentando hasta al menos 2050.

Con un mayor calentamiento y un aumento de las condiciones meteorológicas extremas, la carrera por aumentar la resiliencia se ha convertido en algo tan importante como la carrera hacia las emisiones netas cero.

Mientras el mundo toma medidas para reducir las emisiones de carbono, para muchas de las personas más vulnerables y expuestas, esto puede resultar demasiado poco y demasiado tarde. Debemos tomar medidas urgentes para adaptarnos y aumentar la resiliencia.

Los gobiernos de todo el mundo están alertas, situando la adaptación en el centro de sus compromisos climáticos nacionales (NDC, por sus siglas en inglés) y creando vínculos más fuertes con los procesos políticos y de planificación, incluyendo los Planes Nacionales de Adaptación.

También buscan evaluar mejor los riesgos económicos asociados a los escenarios climáticos y priorizar las inversiones para reducir los daños.

Al mismo tiempo, existe un mayor impulso político para la adaptación y la resiliencia a través del Llamamiento a la Acción para la Adaptación y la Resiliencia (enlace en inglés) y la Coalición de Acción para la Adaptación.

Alrededor del 75 % de los países definieron la adaptación como una prioridad en sus primeras NDC. Casi todas las NDC revisadas han reforzado la adaptación en relación con la protección de la vida, la garantía de la seguridad hídrica y alimentaria, y la salvaguarda de los medios de subsistencia y el patrimonio económico.

El PNUD está ayudando a los gobiernos en el marco de la iniciativa Climate Promise a ampliar y hacer realidad sus objetivos de adaptación. Esto se basa directamente en el apoyo del PNUD a 50 países en los procesos del Plan Nacional de Adaptación, y en una sólida cartera de intervenciones de adaptación al cambio climático en más de 140 países de todo el mundo.

Últimas novedades

Ver todo
En México, las comunidades de la Reserva de la Biosfera Selva El Ocote trabajan para adaptarse a los impactos del cambio climático.
Costa Rica usa el análisis geoespacial para identificar las principales áreas a proteger y restaurar.
En África, la ambición climática es más fuerte que en cualquier otra parte del mundo.

Últimas publicaciones

Ver todo
¿De qué se trata la iniciativa Climate Promise? Este resumen explicativo brinda un panorama sobre nuestro rol y cómo apoyamos a los países, y sobre...