Ícono, saludo de manos formando un corazón sobre un círculo verde

Inclusión

La evidencia demuestra que las mujeres, los jóvenes, las poblaciones indígenas, las comunidades locales, las personas con discapacidad y las personas en situación de pobreza soportan de forma desmesurada la carga del cambio climático.

Para que podamos hacer frente a los retos de un mundo que se está calentando rápidamente, debemos reconocer las diferencias y desigualdades, incluidas aquellas entre mujeres y hombres, en la forma en que experimentamos los cambios.

Pero debemos ir más allá: para ganar esta lucha, debemos aportar todos los conocimientos, habilidades y perspectivas de que disponemos, basándonos en la experiencia de quienes están en la primera línea.

La inclusión tiene que ver con el resultado. Pero también tiene que ver con el derecho y la capacidad de participar y decidir. El derecho de las personas de todas las edades, de todos los géneros, de todos los orígenes, a opinar sobre su futuro.

El Acuerdo de París, que insta a los países a respetar los derechos de las poblaciones indígenas, las comunidades locales, las personas migrantes, los niños y las niñas, las personas con discapacidad y las personas en situación de vulnerabilidad en la acción climática, también destaca la igualdad de género y la equidad intergeneracional.

La juventud, especialmente, se está alzando. Su energía y perseverancia han impulsado un movimiento mundial que exige a sus líderes medidas climáticas audaces, al tiempo que dirigen iniciativas en sus países y comunidades.

Mientras tanto, las mujeres de todo el mundo están asumiendo cada vez más funciones de liderazgo en los procesos de toma de decisiones y planificación, y en la búsqueda y elaboración de soluciones para lograr una acción climática transformadora.

Las poblaciones indígenas y las comunidades locales siguen alzando la voz para que se respeten sus derechos y costumbres.

En el marco de la iniciativa Climate Promise, el PNUD está movilizando apoyos, y están surgiendo señales favorables. Alrededor del 96 % de los países de la Promesa Climática han incluido consideraciones relacionadas con el género en su Contribución Determinada a nivel Nacional (NDC, por sus siglas en inglés). El 60 % de los países de la Promesa Climática consultaron a grupos de jóvenes durante sus procesos de revisión de las NDC, lo que dio lugar a medidas y acciones políticas específicas.

Mientras los países definen cómo realizarán sus objetivos climáticos e implementarán sus NDC, aún queda mucho por hacer. Las soluciones integrales que se necesitan requerirán la inclusión efectiva de la juventud, las mujeres, las poblaciones indígenas y otras comunidades vulnerables.

Últimas novedades

Ver todo
En África, la ambición climática es más fuerte que en cualquier otra parte del mundo.
Te invitamos a conocer la labor de cinco mujeres indígenas activistas por el clima.
Los jóvenes adoptan una diversidad de roles en el gobierno, la academia, la sociedad civil, los medios de comunicación y el sector privado.

Últimas publicaciones

Ver todo
¿De qué se trata la iniciativa Climate Promise? Este resumen explicativo brinda un panorama sobre nuestro rol y cómo apoyamos a los países, y sobre...